AmeriCup

El balance de Piccato tras las clasificación a la AmeriCup2022

El DT de la Selección cree que el debut de 11 jugadores en la Mayor en estas tres ventanas “se apreciará aún más en el futuro que ahora”. Su análisis va más allá de los resultados: la continuidad de un proceso.

“Cuando enfrentamos esta nueva forma de eliminatorias dejamos claro que queríamos privilegiar el presente pero, a la vez, abriendo la puerta al futuro. Y siento que logramos ambos objetivos: clasificamos a la Americup ganando cuatro de los seis partidos disputados y pudimos promocionar una interesante cantidad de jugadores jóvenes que están emergiendo de nuestra Liga Nacional. Para nosotros es un balance altamente positivo”. Gabriel Piccato no pierde nunca la tranquilidad y tampoco deja que el árbol le tape el bosque. Como parte de este ciclo en el que predomina la coherencia y el sentido común, se sienta a analizar sin obviar la derrota con Colombia pero no quedándose sólo en eso. No se sorprende cuando escucha el dato de que 11 jugadores debutaron en la Mayor en estas tres ventanas FIBA ni que el 39% de los minutos los jugaron con chicos de 23 años o menos. “Son cifras importantes que nos dejan muy contentos, conseguimos ser facilitadores de oportunidades. Pudimos competir y desarrollar a la vez”, explica en un mano a mano con Prensa CABB.

-¿Qué análisis hacés de la caída de anoche?
-Primero decir que nos hacemos cargo de la derrota, de que hicimos cosas mal en el juego, pero a la vez decir que no es lo único a mirar. Primero, lo que siempre digo, hay que evaluar al adversario, que en este caso hizo sus méritos para ganar. Aplico ese sentido de urgencia que tenía para poder clasificarse y jugó bajo control, haciéndonos sentir el rigor físico. Ese dominio le dio mentalidad, nos quitó el ritmo como equipo, no nos dejó correr y, en el ataque estacionado, estuvimos muy por debajo de la eficiencia ofensiva que podemos tener o ya habíamos tenido. De cuatro cosas básicas que pueden analizarse, dos las hicimos bien como la defensa y dos no. Pero es casi imposible ganar a este nivel con el 25% en triples. Tomamos algunos de los tiros en buenas condiciones y los fallamos. Pero ya digo, no es la única lectura de lo que ha pasado en este año…

-¿La promoción de jugadores jóvenes y de Liga Nacional es tan importante como haber logrado el objetivo deportivo?
-Lo principal era clasificar, lo segundo mantener este proceso, este camino que transitamos hace años y, claro que dentro de este panorama, el brindarles la chances a nuevos valores de nuestra competencia es algo muy importante. Y sumando que se hizo en un contexto no menor, como lo es esta pandemia. Creo que en el futuro se valorará aún más que muchos chicos hayan ingresado a la Selección, que hayan podido vivenciar lo que es ponerse la camiseta argentina, vivir esta experiencia desde adentro. Hoy pasa que a veces que nos quedamos con un resulto pero siento que, con el tiempo, todo esto va a tener mucho más valor. Porque además se hizo con jugadores emergentes de la Liga. Siempre se dijo que nuestra competencia era para formar y mejorar la actualidad del seleccionado. Justamente nosotros elegimos a quienes son producto de la Liga y los posicionamos en un lugar superior.

-¿Te deja conforme el comportamiento de los elegidos en estas ventanas?
-Sí, claro, muy satisfecho por las respuestas de ellos en todo sentido. El respeto por el proceso que han tenido. Por el desarrollo de la idea, del estilo, de nuestra identidad como equipo y, en especial, el grado compromiso con el que asumieron la tarea, con un profesionalismo sin excepción, del primero al último. Un claro respeto por el legado que se sigue manteniendo de generación tras generación. Eso no es menor.

-¿Y en lo deportivo quedaste conforme con las respuestas colectivas e individuales de estos nuevos grupos?
-Sí, quedamos conformes con el juego. Ganamos cuatro de seis partidos y pudimos desarrollar una identidad de juego.

-¿Fue un apuesta de riesgo la que hicieron?
-Fue un gran desafío que, como todo en la vida, con el paso del tiempo tendrá un mejor perspectiva y una mayor relevancia.

-No se puede soslayar que parte de lo nuevo fuiste vos, como head coach, reemplazando nada menos que a Sergio (Hernández).
-Sí, claro. Fue mi primera experiencia en la Mayor. Pero yo no intenté reemplazar a Sergio, porque está claro que no es lo mismo que esté Sergio que yo. Buscamos mantener el proceso y el camino a seguir. Por suerte tuve todo el apoyo de todo el cuerpo técnico. Esto fue esencial para aceptar este desafío y luego para llevar a cabo el trabajo día a día. Me siento rodeado de una extraordinaria calidad humana y profesional.

-¿Estuvo conectado Sergio con ustedes?
-Sí, claro, todo el tiempo, por el grupo de chat que tenemos. Felicitó, alentó, apoyó, siempre deseando lo mejor y hasta diría que con palabras que denotan emoción.

-¿Algo más que querés destacar?
-Que todo esto fue un verdadero trabajo de equipo del que no quiero dejar afuera a la organización. El apoyo de la CABB como institución, dando todos los recursos para la protección sanitaria en esta época de pandemia y permitieron prever distintos escenarios, como fue tener 15 jugadores en la segunda ventana y 13 en este viaje a Colombia, fue muy importante.

Nota de Julián Mozo, Prensa CABB.

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios