NBA

Klay Thompson sacudió a la NBA con un récord de triples

En la contundente victoria de los Golden State Warriors por 149-124 sobre los Chicago Bulls, el jugador de Golden State se lució con 14 triples, nueva marca de NBA.

Cada vez que uno llega al estadio o se sienta frente al televisor para ver a Golden State sabe que algo mágico puede pasar. De local o de visitante. Cuando no es Stephen Curry (51 puntos a Washington el miércoles), es Kevin Durant (41 a New York el viernes). Y cuando no es ninguno de ellos, allí está Klay Thompson, con la muñeca incandescente para poner en escena su propio show.

Y eso ocurrió la noche del lunes, cuando los Warriors llegaron al United Center de Chicago para enfrentar a los Bulls, se anotaron otra aplastante victoria, esta vez por 149 a 124, y disfrutaron de una noche extraordinaria de su número 11. Thompson redondeó su mejor actuación de esta joven temporada, sumó 52 puntos y se convirtió en el nuevo dueño del récord histórico de triples en la liga estadounidense: metió 14 en 24 intentos y superó una marca de 13 de su compañero Stephen Curry en 2016.

Sólo 17 segundos después de haber fallado en su primer intento de hacer historia, y con el partido ya definido (los Warriors ganaban 110 a 69 y quedaban 4 minutos y 56 segundos para terminar el tercer cuarto), Thompson recibió el balón de manos de Durant, apuntó y disparó ante una defensa resignada. La bomba estalló en la red y la onda expansiva levantó a todos en el banco de Golden State, pero también a muchos de los espectadores, que celebraron el triple y el récord casi como si hubiese sido de un jugador propio.

Luego del tiempo muerto pedido por el técnico local, Fred Hoiberg, su colega de los Warriors, Steve Kerr ordenó la salida de Curry, Durant, Draymond Green y Damian Jones, los cuatro titulares que acompañaron a Thompson en su noche récord. Y poco después fue el turno del tirador de Los Angeles, que dejó la cancha cuando quedaban 4 minutos y 5 segundos para el final del tercer capítulo y ya no volvió al juego.

Fueron 14 conversiones de tres puntos sobre 24 intentos. Y a eso hay que agregarle 4 de 5 en dobles y 2 de 2 en libres en 26 minutos y 33 segundos. Más de un tiro por minuto para un solo jugador que, además, tiene como compañeros a Curry, a Durant y a Green. Increíble por donde se lo mire.

Hasta este lunes, el récord de triples convertidos le pertenecía a Stephen Curry, quien aplicó 13 bombazos en el triunfo de Golden State sobre Nueva Orleans por 166 a 106, el 7 de noviembre de 2016. Aquella noche, el número 30 de los Warriors lanzó 17 tiros de tres y terminó el partido con 46 puntos en poco menos de 36 minutos.

Reconocido por su letal tiro de tres puntos, Thompson había tenido un pálido comienzo de temporada, con apenas 5 aciertos sobre 36 disparos en los primeros siete encuentros de los Warriors: 1/8 vs Oklahoma, 0/2 vs Utah, 1/6 vs Denver, 1/6 vs Phoenix, 1/5 vs Washington, 0/4 vs New York y 1/5 vs Brooklyn. Y su máxima de puntos no había superado los 19 (promedio de 15,1).

Hasta aquí, el récord personal de Thompson en lanzamientos triples era de 11, y la había alcanzado en dos ocasiones. La primera fue en la victoria de Golden State sobre Sacramento por 126 a 101, el 23 de enero de 2015. Esa noche también terminó con 52 tantos y 15 intentos de tres puntos en 33 minutos. Y la restante en el triunfo de los Warriors en el cuarto juego de la final del Oeste ante Oklahoma por 108 a 101, el 28 de mayo de 2016. Esa noche jugó 40 minutos y tomó 18 lanzamientos, un récord personal que el tirador también superó en la noche del United Center.

El récord que no pudo superar Thompson en Chicago es el de puntos en un partido. Esa máxima personal se mantiene en 60 y la consiguió el 5 de diciembre de 2016, cuando Golden State aplastó a Indiana por 142 a 106. Sí llegan estos 52 puntos para igualar su segunda marca, aquella del 23 de enero de 2015, que también terminó con festejo de los hombres de Steve Kerr: 126 a 101 sobre Sacramento.

La histórica noche de Thompson dejó en un segundo plano lo que su equipo consiguió en el primer tiempo del partido ante Chicago, cuando se impuso por 92-50 y consiguió la segunda anotación más alta para un equipo de la NBA en una mitad. El récord absoluto sigue en manos de Phoenix, que anotó 107 puntos en la primera mitad de su victoria por 173 a 143 sobre Denver en 1990.

Los 149 puntos del final, en cambio, quedaron lejos de los 186 que Detroit le convirtió también a Denver el 13 de diciembre de 1983, cuando estableció el récord que está próximo a cumplir 35 años. La máxima de la franquicia se mantiene en 169 y este año cumplió 56 años: fue en la victoria de los Warriors ante New York por 169-147, el 3 de febrero de 1962.

Ya en la era Curry/Durant/Green/Thompson, y con Steve Kerr al mando, la mejor producción ofensiva de Golden State se había visto el 23 de noviembre de 2016, cuando venció a Los Angeles Lakers por 149 a 106. Este lunes se alcanzó esa misma marca, que ocupa el decimocuarto lugar en la historia de la franquicia.

Otros resultados de la jornada

Portland Trail Blazers 103- Indiana 93; Philadelphia 76ers 113 -Atlanta Hawks 92; Miami Heat 113- Sacramento Kings 123; New York Knicks 115 -Brooklyn Nets 96; Minesotta Timberwolves 124 -Los Angeles Lakers 120 (29 puntos y 10 rebotes de LeBron James); Milwaukee Bucks 124 -Toronto Raptors 109; San Antonio Spurs 113 -Dallas Mavericks 108; y Denver Nuggets 116 – New Orleans Pelicans 111.

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios