AtenasInstitutoLiga Nacional de Básquetbol

Atenas manda en su casa

El Griego ganó un clásico hermoso por donde lo miren, gente, emoción, intensidad y sin resultado hasta el final.

Atenas venció a Instituto 92 a 88 en el Cerutti, en un suplementario y después de igualar en 77, con un Franco Baralle enorme que condujo, anotó y puso el coraje necesario para sacar adelante un partido que era necesario ganar por lo que significa y lo que hacen falta las victorias en el Griego. Fue una fiesta que tuvo lo mejor de otras épocas, mucho publico, pero mucho, y aliento desde las tribunas populares como era en los viejos tiempos, cuando Atenas tenía camisetas 5; 7; 9 y 11.

Tres minutos duró el predominio de Instituto en el arranque del partido, hasta que Atenas se acomodó en defensa y empezó a anudar las ofensivas de la visita,  y sus extranjeros Robinson y Spencer funcionaron como internos rápidos y contundentes para anotar. Sobre el final si fuera poco debutó Lee Moore y puso su cuota de entrega para ganarse la tribuna rápidamente. Además de todo eso cuando movieron los bancos para darle descanso a los iniciales el de Los Griegos respondió mejor y pudo sostener lo acumulado y así el local se quedó con el primero 27 a 22. 

El segundo periodo fue más parejo con un Instituto que tuvo más actitud defensiva, más precisión, porque pudo ganar mejores espacios frente a un rival que estaba envalentonado y sabía que debía estar conectado por 40 minutos, si quería sacar provecho de este arranque en la Liga después del receso.  Lo mejor de su remontada lo produjo en un minuto y medio (entre que faltaba 4m38s y 2m53s) cuando hizo un parcial de 7-0 para acercarse de 39-30 a 39-37 y encarar el tramo final del primer tiempo en juego aunque el Griego amplio a seis su ventaja y cerró 50-44 el primer tiempo.

En el tercer periodo quedó en claro para Instituto que si quería ganar en el mítico Carlos Cerutti, frente a Atenas y con el espíritu que tiene un clásico partido no podía dar nada por sobreentendido, que los pibes se lo iban hacer difícil y debía remarla. Lo primero que cayó a valores más normales fue le porcentaje de efectividad de tres puntos del Griego, que había 50% (9/18) en el primer tiempo a un más terrenal 34% (9/26). Desde que faltaban 5m26s para que termine el cuarto y estaban iguales en 52 hasta el final del cuarto ya sería otro partido, la confianza se cambio de bando y el que ahora mandaba sobre el parqué era la Gloria que de a poco fue estirando cifras hasta los seis de diferencia del final, 64-58, para encarara los últimos 10 minutos con otra cara.

Instituto volvió a marcar individual en toda la cancha, pero el coraje y la personalidad de Franco Baralle lo puso otra ve en juego y en poco menos de 3 minutos (2m36) todo estaba igual otra vez (en 67), La pasión dejó lugar a la estrategia y el cálculo, y rompió la paridad unos libres de Dewayne Davis 2 minutos después, le contestó igual el puertoriqueño Rivas desde la línea y seguían pardas. Desde ahí fue sacarle provecho al error del rival y los aciertos de los que tienen ese fueguito sagrado que tiene sangre verde, como Franco que puso el triple justo a 1m30s para separarse por cuatro (75-71), a 39s del cierre Scala puso un triple justo (75-74) para sus necesidades quedar cerca parar jugar las últimas bolas.  Instituto cortó con falta a Baralle que metió los dos y en la salida Nicolas Zurschmitten le hace un foull a Cuello que metió los tres y 77 iguales con 3 segundos y a suplementario.

La gran incógnita era saber ¿a quien beneficiaria el tiempo extra? y aunque el trámite se hizo nervioso y con errores de ambos lados fue un triple de Franco Baralle el que empezó a despejar dudas y abrió la puerta a una alegría de esas que valen doble, los cortes con faltas de los últimos segundos le dieron las cifras finales a esta victoria inmensa para los de barrio Bustos por 92 a 88.

 

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios