NBA

NBA: Nikola Jokic, un MVP muy particular

El serbio Nikola Jokic fue elegido MVP de la temporada regular por amplia mayoría. Superó a Joel Embiid (Sixers) y Stephen Curry (Warriors) en la votación y se dieron varios hitos y récords interesantes con esta selección.

Así se enteró Jokic de su premio, en medio de una reunión de equipo antes del segundo partido con los Suns. Sus compañeros lo saludaron muy contentos, incluyendo el afectuoso saludo de Facundo Campazzo.

Pero para conocer un poco más del pivot que hoy brilla en la mejor liga del mundo, hay que remontarse más de 20 años atrás, a su serbia natal. Nikola era el más alto pero también el más gordo de sus compañeros y él mismo contó “no me gustaba la actividad física. En la secundaria no podía hacer ni una flexión de brazos”.

Antes del básquetbol, su primera pasión fueron los caballos. “Cuando estás corriendo arriba de un caballo y sentís que se te acerca otro y lo tenés a tu lado, en el oído, es espectacular. Sentís la tierra temblar, el golpe de las herraduras en el terreno”, reconoció.

Le aconsejaron que deje las carreras en sulky por su tamaño. Y en su niñez y adolescencia reconoció que lloraba para no ir a entrenar y que su padre fue el lo obligaba a ir. Cuando salió de su ciudad y se fue a la capital, Belgrado, entendió que tenía un gran potencial. Pese a su altura no le gustaba jugar de pivot y quería jugar de base. Eso explica en partes su gran habilidad para pasar el balón.

La historia de su elección es aún más increíble. Lo eligieron los Denver Nuggets en la posición número 41 de la segunda ronda del draft y como si fuera poco, fue durante un comercial de tacos. Pero Nikola tampoco estuvo muy atento en ese momento; “Cuando me draftearon, yo estaba durmiendo. Mi hermano me llamó con champagne y le dije: ‘déjame, hombre, que estoy durmiendo’ y me fui a la cama”, admitió.

El pivot serbio tenía un serio problema alimenticio y antes de dejar la coca cola, llegó a consumir tres litros por día. En el 2015 dejó ese mal hábito que lo había hecho engordar más de 10 kilos.

Desde el año 1999-2000 que un pivot no ganaba el premio al jugador más valioso de la temporada. El último fue Shaquille O’Neal en los Lakers. También se convirtió en el primer jugador seleccionado en la segunda ronda del draft en ganar este premio y el peor posicionado.

Sus promedios en esta temporada fueron: 26.4 puntos, 10.8 rebotes y 8.7 asistencias en los 72 partidos de esta campaña. No se perdió ni un solo juego.

Con Campazzo formaron una muy interesante dupla en esta temporada, sobre todo desde la desafortunada lesión de Jamal Murray. Los Nuggets en la post temporada caen 1-0 ante los Suns en las semifinales de la conferencia Oeste.

 

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios