InstitutoLiga Nacional

«Taya» Gallizzi: «Ahora solo es cuestión de arrancar»

El pivot de Instituto de cara al debut repasa la preparación, opina del partido de hoy y recuerda su consagración en la selección.

Tayavek Gallizzi fue uno de los jugadores claves en Instituto en la temporada pasada para que el club de Barrio Alta Córdoba consiguiera su primer título de campeón de la Liga Nacional. El santafesino de 29 años, volvió luego a ser convocado otra vez para la Selección Argentina con quienes conquistó la Copa América, logro fundamental para la nueva generación del combinado nacional.

Trabajador constante y con un estilo aguerrido y de lucha constante. El nacido en Santa Fe comenzó su carrera profesional en Quilmes (Liga Nacional, octubre de 2013), un pivote que no para de crecer. De chico le tocó sufrir la inundación de su ciudad, cuando tenía 10 años, y gracias a Dios puedo superar ese momento y le dio carácter para el futuro. En la selección debutó el 2014 cuando fue de sparring y terminó jugando el Mundial de España. Ahora es un jugador con muchos minutos y en crecimiento en su puesto.

– Cómo te ves frente al inicio de la temporada

– Estoy muy ilusionado, con ganas de de arrancar la Liga Nacional, seguramente al principio nos cueste, porque no pudimos contar con todo el equipo completo para poder encarar los primeros partidos amistosos; que eso es algo que que los equipos necesitan para para ir descubriendo su juego, para encontrar errores, para ver dónde están las ventajas. Darse ese rodaje de equipo, probar quintetos, algo que en los entrenamientos no se puede percibir. No estar con todos los jugadores en ese momento puede hacer que nos cueste al principio.

– ¿Hay algún tiempo para darse?

– De a poco la temporada nos va ir dando forma y nos va poner en el lugar que nos merecemos. Es algo que se dice mucho: que la Liga es larga y te va poniendo en el lugar donde que estar.

– ¿Son los campeones cómo se vive eso?

– Es un gran desafío porque todos los equipos se van reforzando para armarse mejor. Nosotros pudimos mantener la base, lo que es excelente. Sabemos que es un gran esfuerzo de parte del club. Sumamos jugadores nuevos que estamos convencidos que que nos pueden ayudar a encarar la liga de la mejor forma. Creo que ahora es cuestión de que arrancar, empezar con el primer partido contra (Independiente) Oliva y de a poco ir construyendo, todavía nos faltan que se que se sumen dos compañeros más, y ser ese equipo competitivo que fuimos la temporada pasada.

– ¿Cómo fue desde el plano emotivo lo vivido con el título de Liga y ahí nomás otra convocatoria a la selección? 

– Cuando se pasa por un gran esfuerzo y hay un premio, como fue el título con Instituto, te hace ver que valió la pena y te motiva para tomar nuevamente carrera y tratar de llegar más lejos. La temporada pasada pasamos por muchas cosas y nos dio fuerzas y compromiso y haber terminado como terminó te demuestra que valió la pena. Cuando te convocan, muchas veces vas sin descanso, con alguna molestia que ignoras porque querés estar. A lo que le tenés que sumar después otro desafío: la distancia, los días, el tiempo.
 
– ¿Cómo se hace para cambiar tan rápido de funciones y compañeros?
 
– Mi lugar en la selección es totalmente diferente al de mi equipo, Instituto, cambiar la cabeza y resignar participación, responsabilidad y cierto juego muchas veces es difícil, pero estar en la selección hace que todo esfuerzo valga la pena. Y después pasar cosas poco comunes en la selección como cambiar entrenadores se da más o menos lo mismo que paso en la Liga con nosotros y luego coronarlo con un título hace que todo valga la pena. y a mi puntualmente me motiva a ir por más.
 
– Y ahora a volver a cambiar la cabeza
 
– Si este cambio a lo que soy en Instituto me va llevar un tiempo, pero mis compañeros y el cuerpo técnico me apoyan mucho y con el tiempo lo voy a volver a adquirir. Quiero sumar otras cosas que me van a yudar a sumar herramientas al equipo.
 
– Se nota tu crecimiento dentro de la selección
 
– Esta vez a mi me pasó algo muy especial en la selección jugué mucho más de lo que esperaba, de lo que venía jugando y me sentí muy cómodo  con el granito de arena que sumé desde mi rol. Me puso muy feliz ver que lo que yo resignaba no cambiaba lo que el equipo necesitaba de mi.
 
Reportaje de Enrique César Lobos
Foto:  La Liga Contenidos

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba